El crecimiento de los pies de los niños: acompañar sus necesidades

(1)
Escribir un comentario

Desde el nacimiento hasta la edad adulta, hay un largo recorrido hasta que el pie de tu hijo alcanza su desarrollo completo.La estructura y las necesidades de sus pies evolucionan en función del crecimiento, a partir del momento en que el niño aprende a andar. ¡Te ofrecemos toda la información necesaria para asegurar el mejor desarrollo del pie de tus hijos, de 0 a 15 años!

 El niño no es en absoluto un adulto en miniatura: ante todo, desarrolla su motricidad y aprende a moverse gracias a sus reflejos. Poco a poco, aprende a controlar sus gestos, y especialmente los de la marcha.

De 0 a 2 años: el bebé busca el equilibrio

Cuando tu hijo ya pueda por fin mantenerse en pie, intentará avanzar colocando todo el peso de su cuerpo hacia delante. A esta edad, el niño avanza sobre todo con su cabeza, le sigue el resto del cuerpo y después corrige con sus pies. Colocando el pie plano para recobrar el equilibrio evita la caída, y después sigue avanzando, sin desarrollar el pie desde el talón hasta los dedos.

En este período, el pie es plano y carnoso: el arco del pie, los huesos y los músculos del pie se forman poco a poco.

De 2 a 7 años: el niño aprende a andar como un adulto

Poco a poco, tu hijo aprenderá a andar en todos los sentidos, tanto en subida como en descenso. Durante este período el niño trabajará mucho su motricidad. Sus movimientos serán cada vez más precisos, y por ello es recomendable que practique un máximo de actividad.

Es una fase de adquisición de conocimientos durante la cual tu hijo constituirá su memoria motora. El pie desarrollará su musculatura, los huesos y el arco del pie se formarán.

¿Qué zapatillas debes elegir para favorecer el buen desarrollo del pie de tu hijo?

De 2 a 7 años, se aconseja interferir lo menos posible entre el suelo y el pie de tu hijo, para favorecer el desarrollo de la musculatura del pie y el aprendizaje. Es la mejor forma de fortalecer los músculos del pie para favorecer el mejor desarrollo posible.

Por ello, se aconseja elegir zapatillas ligeras sin amortiguación, con suela plana y máxima adherencia y flexibilidad para que tu hijo se mueva con total libertad de movimientos en todo tipo de suelos.

De 7 a 15 años: acompañar a tu hijo hacia la edad adulta

A partir de 7 años, el sistema óseo está estabilizado y los músculos están en pleno proceso de crecimiento. Tu hijo optimizará todos los conocimientos adquiridos anteriormente. Durante el crecimiento, sus necesidades van a cambiar: el niño coge peso, crece y poco a poco necesitará amortiguación para aguantar su peso.

Entonces, es necesario asegurarse de que no sienta dolores en el talón y comprobar, con ayuda de un podólogo, que su pie se desarrolla correctamente en función de su crecimiento y aumento de peso, como es natural.

  • Una solución para acompañar las nuevas necesidades de tu hijo: añadir en las zapatillas una plantilla con amortiguación integrada.

Agradecemos al Centro de Investigación Decathlon por haber compartido sus conocimientos con nosotros.

banner_es_actireo

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
Escribir una opinión
Calzado
choisir_chaussures_enfants_newfeel

¿ Buscas consejos para calzar bien a tu hijo y elegir el par de zapatos adecuado ? Descubre aquí todas las respuestas a las preguntas más frecuentes que te planteas cuando vas a comprar.

(5)
HAUT DE PAGE