El movimiento correcto de los brazos para trabajar la parte superior del cuerpo

(4)
Escribir un comentario

Cuando se empieza a practicar walking, muchos marchadores se preguntan para qué sirven los brazos.Y rápidamente se dan cuenta de que los brazos son esenciales para caminar de manera eficaz. Trabajar el movimiento de los brazos permite dar ritmo a la zancada y aumentar la velocidad, pero también desarrollar los músculos. 

Emmanuel Lassalle, marchador de Gran Fondo, trabaja el movimiento de los brazos en cada uno de sus entrenamientos. En este artículo nos da unos cuantos consejos para efectuarlo correctamente y la lista de errores que no hay que cometer.

¿PARA QUÉ SIRVE MOVER LOS BRAZOS?

En la marcha deportiva, el movimiento de los brazos tiene un gran impacto en el ritmo de la zancada. 

Es fundamental concentrarse en este movimiento, porque los brazos, como si fueran un metrónomo, marcan el ritmo de la sesión de marcha deportiva. Caminar moviendo los brazos permite ahorrar energía y ser más eficaz, y hace trabajar también los músculos de la parte superior del cuerpo. Para mí, este movimiento es igual de importante que el de los pies, ya que hace trabajar los oblicuos y adelgaza la zona de la cintura.

Además, los movimientos de los brazos y de la parte inferior del cuerpo están relacionados entre sí. Cuanto más rápido muevas los brazos, con energía, más rápido caminarás. Los brazos también me permiten dar un ritmo regular a la respiración

EFECTUAR UN MOVIMIENTO CORRECTO CON LOS BRAZOS: ¿CÓMO LOGRARLO?

Al igual que todos los demás movimientos del walking, el movimiento de los brazos tiene que ser lo más fluido posible. Si el movimiento es enérgico, tiene que realizarse sin tensiones para evitar los dolores en la zona de los hombros, de la nuca y de la espalda. 

Para efectuar bien este movimiento, te recomiendo que entrenes en reposo delante de un espejo para adoptar de manera natural la postura correcta de salida. ¡Y también es una buena manera de calentarse antes de ponerse en marcha!

1 – LA POSICIÓN DE SALIDA

  • El codo tiene que estar flexionado formando un ángulo de 90°, sin forzar la posición. Es el codo, y no la mano, el que tiene que guiar el movimiento.

  • Los hombros tienen que estar relajados, ni demasiado altos ni demasiado bajos. 

  • Los puños deben estar cerrados, pero nunca hay que apretarlos, para mantener así el máximo de movilidad.

2 – EL PÉNDULO O BALANCEO

La idea es efectuar un movimiento de balanceo, como si fuéramos un péndulo, de atrás adelante, guiado por el codo. Para movilizar los hombros, hay que tratar de llegar lo más atrás posible. Este movimiento hacia atrás es el que va a impulsar la marcha. 

El brazo tiene que balancearse al ritmo de la pierna contraria: cuando la mano izquierda está delante, el pie izquierdo está detrás. 

Cuando los brazos se balancean, pasan naturalmente por el centro del cuerpo. La mano no tiene que descender por debajo de la cintura, ni llegar más allá de las caderas, y nunca tiene que subir más arriba del esternón. De lo contrario, podrías perder dinamismo y, lo que es peor, golpearte la cara con el puño en plena marcha.

LOS 5 ERRORES MÁS HABITUALES

  1. Caminar cruzando los brazos. 

  2. Apretar los puños

  3. Mantener los brazos colgando a lo largo del cuerpo.

  4. Elevar demasiado las manos.

  5. Realizar un movimiento rígido, lo que provocaría tensiones y luego dolores en los brazos, la espalda y los hombros.

 

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
Escribir una opinión
Beneficios de la marcha

¿Por qué decimos que la marcha deportiva es un deporte completo? La marcha deportiva, tanto activa como rápida, no solo refuerza los músculos inferiores. Además de los muslos y las nalgas, la marcha deportiva tonifica toda la parte superior del cuerpo, especialmente los brazos y los abdominales.

(1)
Técnicas y trucos

Adoptar una postura correcta al practicar marcha deportiva es bueno para la espalda. Gracias a ello, Emmanuel Lassalle, marchador de Gran Fondo, curó su dolor de espalda: «empecé a practicar marcha rápida después de un traumatismo, en una época en la que sufría casi cuatro crisis de lumbago al año. En pocos meses, las crisis desaparecieron y se convirtieron en un recuerdo lejano».

(2)
Técnicas y trucos

Tras el calentamiento o al finalizar la sesión, estos ejercicios de estiramiento aportarán grandes beneficios a los músculos de los hombros, la espalda y el cuello. ¡E incluso también se pueden hacer a diario para eliminar las tensiones producidas por el estrés!

(2)
HAUT DE PAGE