Empezar a practicar la marcha deportiva

Escribir un comentario

¡Ya está! Has elegido tu deporte: ¡la marcha deportiva!

La marcha es una excelente elección, altamente beneficiosa para el cuerpo y la mente. Antes de empezar, te damos algunos consejos fáciles para que aproveches al máximo tus primeras sesiones.

Adopta la postura correcta desde el principio.

La marcha deportiva empieza con una postura erguida: los hombros se relajan y se echan hacia atrás. El peso queda bien repartido entre ambos pies. La cadera se inclina hacia delante y los glúteos se meten hacia dentro. El mentón tiene que estar paralelo al suelo, con la mirada apuntando hacia el horizonte. Hay que empezar a andar sin precipitaciones, al ritmo habitual.Con los brazos cerca del cuerpo, aumenta progresivamente la cadencia. Los brazos adoptarán una postura natural para acompañar el balanceo a cada paso.  

Usa todo el pie: debes tener la sensación que el pie se desarrolla desde el talón hasta los dedos.

 

El ritmo correcto

Los beneficios de la marcha se harán más efectivos cuando mantengas una velocidad constante, sobre todo si tu objetivo es la pérdida de peso y/o el trabajo de la silueta. En este sentido, no se trata de alargar las zancadas sino de dar más pasos: el trabajo será más eficaz y evitarás las lesiones.Para tu información, la marcha deportiva se practica a una velocidad de entre 6 y 9 km/h.

¿Cuánto dura una sesión?

Depende de tu forma física y de tu nivel:no vale la pena forzar. ¡El objetivo principal es pasárselo bien! Empieza con sesiones de 20-30 minutos. 

¡No dudes en compartir tus experiencias con nosotros!

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
Escribir una opinión
HAUT DE PAGE