Los beneficios de caminar por la salud de su hijo

(1)
Escribir un comentario

Cuando el niño pueda caminar sin caerse y seguirte, es importante proporcionarle un modo de vida saludable y lleno de descubrimientos. La marcha es una actividad física de resistencia muy beneficiosa para el crecimiento de tu hijo.

¿Qué beneficios aporta la práctica de la marcha a los niños?

  1. La marcha transmite tranquilidad. Está comprobado que los niños que van a la escuela andando están más concentrados que los que llegan en coche.

  2. La marcha también desarrolla la autonomía de los niños: por el camino, le puedes dejar elegir una dirección, puede decidir pararse o tomar decisiones, por ejemplo llevar su desayuno para el recreo o algo para beber en su mochila.

  3. La marcha mejora el estado de ánimo, y cuando se practica regularmente y con ganas, permite desarrollar una imagen más positiva de su cuerpo.

  4. Como actividad de resistencia, la marcha permite desarrollar las capacidades cardíacas y respiratorias. Fortalece los músculos del corazón y los pulmones.

  5. Gracias a ello, tu hijo mantiene su peso ideal, y evita los riesgos relacionados con la inactividad o el sedentarismo, como por ejemplo los problemas de obesidad.

Los niños que se activan en el patio de recreo o practican una actividad deportiva más intensa también desarrollarán todos estos beneficios. Pero... ¿por qué no aprovechar los beneficios del deporte más fácil de practicar?

 

banner_es_actireo

¿Cuánto tiempo debes andar con tu hijo para disfrutar de estos beneficios?

Para los niños pequeños, se aconseja hacer 1h de ejercicio al día. La intensidad debe variar de moderada a intensa. La marcha forma parte de las actividades físicas moderadas, y puede ser más intensa cuando se practica de manera activa, acelerando un poco el ritmo.

  • A saber : para tu hijo, 1h de actividad moderada equivale a realizar entre 12.000 y 15.000 pasos cada día. Esto es necesario para asegurarle un buen crecimiento, en especial para el desarrollo de los músculos y de los pies.  

A partir de los 4 o 5 años, tu hijo puede acompañarte también en tus salidas largas. Pero no hay nada mejor que tu apreciación, pues su capacidad para acompañarte depende de su carácter, de sus hábitos y de su condición física.

Además del trayecto hasta el colegio, puedes prever una marcha de 30 minutos,  2 a 3 veces a la semana, y observar sus reacciones. Si lo notas preparado y motivado, prevé marchas más largas, de hasta 1 h o 2 h, sin forzarlo. 

Esta buena costumbre de favorecer los desplazamientos andando, la tienes que inducir tú. Para ello, es importante desarrollar una cierta rutina, y para incitar a tu hijo a seguirte, puedes probar una de las técnicas que hemos desarrollado en este artículo:  7 ideas para que tu hijo tenga ganas de andar

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Vote
Escribir una opinión
Beneficios de la marcha

Sean cuales sean tu edad y tu forma física, el Dr. Patrick Bacquaert, médico jefe del IRBMS (siglas en francés del Instituto de Investigación sobre el Bienestar, la Medicina y la Salud en el Deporte) te recomienda la marcha deportiva para cuidar de tu salud.¡Descubre por qué en este vídeo!

HAUT DE PAGE